Esta red de muros energéticos (vibracionales) fue descubierta, y descrita después, en 1.952, por el Dr. Manfred Curry, un meteorólogo alemán.

Esta cuadrícula está formada por muros de unos de 40 cms de ancho, orientados en diagonal en relación a la red Hartmann. Sus direcciones son NE-SO y NO-SE. La distancia entre los muros varía de 3 a 8 metros, con lo cual las mallas pueden ser cuadradas o rectangulares, con un esquema estándar difícil de establecer, y por tanto nos tenemos que limitar a la localización de esta red sin tener referencia a una estructura exacta conocida.

Cuando un muro de la red Curry coincide con una zona de cruce de la red Hartmann, esta zona se vuelve particularmente activa (nociva), denominada «Cruce Activo». Si hay una superposición de zonas de cruce de las dos redes, entonces tenemos una zona todavía más activa y nociva en caso de larga exposición, y que se denomina «Punto Estrella».

Cuando una persona se encuentra expuesta a una geopatía, sea cual sea ésta, acabará sufriendo con mayor o menor rapidez trastornos de salud (cansancio, insomnio, migrañas, palpitaciones en el corazón, depresiones, etc...); todos estos trastornos pueden resistirse a un tratamiento médico pero, en cambio, desaparecen cuando la persona deja de estar sometida a la influencia del lugar.
Es muy significativo observar los cambios cuando, por ejemplo, una persona se va de vacaciones o cambia de habitación.